Reset profesional

Mi día a día profesional de los últimos 15 años ha sido muy movido. En 2001 comencé a programar en PHP algunas webs (principalmente porque estaba harto de tener que replicar menús HTML y cambiarlos, y los “include” fueron la solución), y eso hizo el despuntar del desarrollo web que había comenzado en 1997. En 2003 tuve un trabajo que no olvidaré nunca, el de socorrista acuático (en playas), que era una de esas cosas que hay que hacer una vez en la vida tras un año sabático, y tras eso comenzó mi recorrido digital en ITnet. Allí comencé OJObuscador, que acabó convirtiéndose en una empresa (mi primera empresa), y a partir de ahí, emprendedor siempre.

Hace 10 años OJO no acabó muy bien con mis primeros socios, y posteriormente hubo cambios y entraron otros. Tras eso muchos otros proyectos (Ethek, TuManitas…) y un viaje a Estados Unidos que me hizo entender Internet de otra manera mucho más global y darme cuenta de que había que hacer las cosas de forma diferente. Como ya expliqué en su momento, arruinarse está bien visto en algunos lugares, y hay que complementarlo con la vida personal del emprendedor.

Hace algo más de 4 años comenzó la historia de Geenapp, seguramente el proyecto del que estoy más orgulloso de haber creado desde cero, seguido de TuManitas. Aunque hace ya casi 10 meses que no estoy en el día a día en él y hoy finaliza mi colaboración en él, saliendo por completo de la compañía. Desde octubre que no estoy el proyecto ha cambiado muchísimo, y aunque hace unos meses podría haber tenido la posibilidad de volver a él e incluso tratar de liderarlo, no tenía ningún sentido cuando todo el equipo había cambiado y ese proyecto había dejado de ser parte de mi.

Estos últimos meses me he dedicado parcialmente a las empresas participadas en las que estoy a trabés de Keep It Simple Lab, tras la salida de trip4real (adquirida por Airbnb) han llegado proyectos como stayforlong o MAM Originals y principalmente seguir con BoatBureau, que justo hace unos días ha conseguido una ronda de inversión.

Con la salida de Geenapp ahora comienza una etapa. Seguramente estos primeros meses (y hasta finales de 2017) volveré a hacer consultoría SEO y WPO, algo que he ido siguiendo de cerca y ejerciendo a nivel personal con algunos proyectos, pero no de cara a fuera, y principalmente con otros elementos que he ido aprendiendo, cosas tan sencillas más tirando a sistemas, APIs y similares. De forma informal he lanzado en Home Null para dar soporte a estos temas.

¿Qué es lo que voy a hacer a partir de ahora? La verdad es que no lo sé. Mi círculo más cercano me insiste en que emprenda con algún proyecto, pero ahora mismo no me veo con la energía suficiente para hacerlo. Para emprender hay que estar al 100% y requiere de muchas horas al día, y ahora mismo no me veo con las capacidades necesarias para ello. También me preguntan qué sé hacer, algo difícil de contestar. A estas alturas no me veo programando (aunque lo hago de forma puntual con proyectos que me motivan o tienen un punto interesante), y quizá sí que me veo dirigiendo algún proyecto, aunque más enfocado a producto que a tecnología. Hace un par de años que hice el Máster en Mobile Business y me abrió los ojos para dejar ligeramente de lado la parte tecnológica a la que me he dedicado estos últimos años, para volver a la parte más de marketing y producto (sobre todo esta última).

Con el paso del tiempo, y exceptuando algunos temas concretos en los que creo que sigo teniendo buenos conocimientos, he conseguido un nivel horizontal entre tecnología, producto, analítica y negocio que hace que me sienta a gusto en todos los ámbitos pero sin querer dedicarme a sólo uno de ellos. Prefiero ser multidisciplinar. Y eso se demuestra con mis proyectitos chorra como el del apoyo a las licencias EUPL o la base de datos de Códigos Postales.

Aprovechando que el 31 de agosto es “fin de año” 😉 (como todos ya sabéis) voy a aprovechar para hacer un reset profesional y comenzar a meterme en algún tema, ya sea conocido o desconocido.

Recuperando 4800 posts antiguos

Desde que hace un mes aproximadamente comenté que volvía a la vida digital como tal, me he dedicado a aprovecharme de mi Síndrome de Diógenes Digital (Digiógenes) y he conseguido recuperar un montón de artículos que he escrito estos últimos años… concretamente ¡estos últimos 18 años!

Entre los elementos que he recuperado han sido un boletín que de forma colaborativa teníamos en el año 1999-2001 llamado “la @RROBA es BELL@”. Posteriormente conseguí recuperar (aunque esto es lo que peor he podido gestionar) una copia de algunas entradas que tenía en “durky.com” entre el año 2001 y 2004, principalmente temas de ciencia y humor. Después de eso ya he conseguido recuperar unos backups de artículos de “OJObuscador” y “OJOinternet” (al menos los que escribí yo). En paralelo siempre he tenido algún blog abierto, y como también han sido en #WordPress he conseguido montar en una máquina uno limpio, meter la base de datos, hacer el upgrade (que se ha hecho correctamente incluso desde versiones 1.x de WordPress) y luego exportar e importar.

El problema ha estado en otros dos elementos: las imágenes y los enlaces rotos, aunque para ambos casos utilicé un plugin (premium) que me ha servido muchísimo, llamado WP Link Status (hay versión free), aunque como digo, usé la versión premium llamada WP Link Status Pro.

Este plugin básicamente lo que hace es analizar todos los enlaces e imágenes que hay en “posts” y “pages” (también puede revisar comentarios, aunque he pasado bastante). Al revisar todo me aparecieron como 15.000 errores, algo completamente ingestionable, por lo que decidí repartirme el trabajo poco a poco. Lo que más me interesaba era recuperar todo lo que eran imágenes y adjuntos (ZIP, PDF…), así que volví a hacer un repaso y recuperando backups de todos esos sitios webs antiguos fui subiendo y subiendo ficheros hasta poder recuperar cerca de un 90% de los contenidos. Al final, aunque ha sido un engorro, la gestión de imágenes y adjuntos ha sido fácil.

MORALEJA: Una cosa importante que he aprendido en este proceso es que si quieres una imagen o fichero, no lo enlaces a un origen donde se supone que está, es mejor descargarlo y alojarlo tú, principalmente porque hay documentos importantes y antiguos de Microsoft, Google y otros que se han pedido.

El mayor problema ha estado en los enlaces. Aquí podemos decir que había de dos tipos, los que apuntaban a cosas que eran mías (y que si he mantenido los dominios, he podido ir redirigiendo y recuperando) y los que no. De los que no, cerca de 4.000 enlaces, la mayoría eran de sitios conocidos e importantes de Internet. Por ejemplo, un detalle importante es que muchos de estos sitios no han cambiado las URL, pero sí el http normal por https seguro. El ejemplo más claro en este caso ha sido la Wikipedia. Todos sus enlaces seguían funcionando, aunque he hecho la redirección a su versión segura.

Para mi sorpresa los que peor han gestionado el cambio han sido Microsoft, Yahoo! y Google. Comenzando con Yahoo! principalmente se han perdido casi todos sus enlaces a blogs y posts antiguos. pasaron de tener sus popios blogs a usar tumbr y luego a otra cosa que no se han gestionado bien esos cambios y se han perdido muchísimos enlaces. En el caso de Microsoft es algo mixto. Por un lado de su web y productos que han evolucionado, parte de sus blogs han desaparecido, pero otra parte sí que se ha gestionado correctamente, sobre todo la parte de soporte y ayuda.

El caso más horrible y el que me ha hecho perder más tiempo ha sido el de Google. Sin duda hay una parte de Gran Hermano, otra de pérdida de información y otra de dejar de dar soporte por completo erradicando la información de productos antiguos. Volviendo al tema del HTTPS, en el caso de Google me ha pasado lo mismo, pero con varios problemas, y es que cada vez que había una redirección, se añadían un montón de parámetros para ellos internamente gestionar esos datos. ¿Tiene sentido que si pasas de una versión no-segura a una sí-segura tengan que añadir un parámetro en la URL que indique esa redirección? En el caso de la pérdida de información, muchos enlaces a documentos y páginas de ayuda o posts antiguos de blogs se han perdido, principalmente desde que tienen su blog.google al que no han hecho redirecciones de muchos blogs. Y para acabar los productos que ya no existen, simplemente se han cargado todo, ni han hecho una redirección a una pantalla diciendo que ese servicio está discontinuado (excepto en un producto, que ahora no recuerdo cuál, que mandaban a una entrada en el blog diciendo que eso ya no existía desde tal fecha).

MORALEJA: Si hay un contenido que está en otro sitio web, aunque hagas un enlace como corresponde en Internet, te recomiendo guardarte una copia de esa página, texto o lo que sea, en tu baúl personal, porque nunca sabes cuándo puede desaparecer.

Ahora que ya está todo el contenido recuperado, si tuviera tiempo y fuera buena persona lo que debería hacer es repasarme uno a uno para etiquetarlo y dejarlo ontológicamente correcto. Aunque creo que eso va a ser para otro lustro.

El retorno del Javi

Hacía unos 4 meses que estaba muy desaparecido. En realidad casi desde el comienzo del año (el 1 de septiembre del año pasado) que fue cuando comenzó todo. Oficiaosamente que ya no sigo en Geenapp (aunque de facto ya este último mes he estado fuera al 95%). Han sido 4 años justos desde que comenzamos aquel experimento poco antes del Mobile World Congress.

Este año cumplo 20 años del lanzamiento de mi primer sitio web. Aunque comencé a conectarme en 1994 en casa de un colega, siempre he marcado la fecha de 1997 porque es cuando realmente aporté algo a la red de redes. Desde aquel momento es posible que haya estado sin conectarme a Internet un máximo de 60 días.

Ahora toca dar un pequeño cambio a mi día a día. Por ahora colaboraré en BoatBureau (una de las empresas en las que participo como socio a través de Keep It Simple Lab) y comenzaré a recuperar mi ejercicio de consultor o como se le quiera llamar. En estos últimos años he estado ayudando de forma puntual a startups a montar su base digital, también en alguna que no era tan start y es que, no me cansaré de decir, que para trabajar en Internet hay que saber de Internet. No olvidemos que Internet es una red digital de datos, con servidores y servicios que son los que hacen que funcione. Y si quieres estar tranquilo y que todo funcione has de configurar todo correctamnente. Y por ahí voy a estar los próximos meses, trabajando en ese sentido.

Otra cosa que hacía tiempo que no esperaba recuperar es mi estado de autónomo; es una mezcla de libertad (poder trabajar en muchos temas distintos) y palo por la gestión que ello significa. Creo que estará bien volver al mercado con la visión mobile que he ganado en estos últimos años.

Estas dos cosas hacen que vuelva a estar disponible también para plantearme si lanzar mi propio proyecto; no es algo que tenga en mente a corto plazo y tampoco sé ahora mismo si me encuentro con las fuerzas suficientes para estar sin dormir un año 😉 pero un primer paso está siendo el de recuperar algunos sitios web y principalmente todos los textos que he encontrado en backups de bases de datos y que he ido publicando en casares.blog, desde mis primeros textos colaborativos en 1999 de la @RROBA es BELL@.

Como siempre, si alguien quiere contactar conmigo, sólo tiene que entrar en mi web y escribirme, llamarme o lo que quiera.

Soy Pastafari ¿y qué?

De pequeño me bautizaron por la Iglesia Católica. Recuerdo que de pequeño cada domingo a las 8 de la mañana tenía que acompañar a mi madre a la iglesia. Incluso, de adolescente me dijeron de ir para realizar la Confirmación, algo que hice, no sé bien bien porqué, pero era entretenido, al más puro estilo esplai con amigos. Incluso estudié en un instituto de curas donde de tanto en tanto nos hacían ir a misa.

Pero con el paso del tiempo, cuando mi uso de razón se volvió un poco activo, me he preguntado muchas cosas. No me he considerado ateo, sino agnóstico, porque creo que es posible que exista algo por ahí, pero siempre con la ciencia a mi lado. Si el universo es tan grande como dicen y venimos del Big Bang, algo ha de haber porque siguen sin resolverse las preguntas como ¿de dónde venimos? o ¿a dónde vamos?

En 2005–2006, cuando el Monstruo del Espagueti Volador comenzó a circular por la Internet me pareció un asunto simpático. Más adelante entendí el porqué de que Bobby decidiera recibir la revelación del mismo.

Algo que puede parecer una broma para muchos poco a poco se ha ido convirtiendo en algo más serio para otros. Si te lees el Evangelio del Monstruo del Espagueti Volador y el Canon Relajado entenderás que hay detalles de lógica básica que pueden parecer absurdas (y algunas lo son) pero otras te hacen pensar un poco. Al final las religiones no dejan de querer dar una respuesta a de dónde venimos, a la creación del mundo, etc… y lo hacen mediante historias para explicar todo el conjunto.

Con el paso del tiempo, y aún poniendo en duda todo, decidí hace años hacerme Pastafari. Puestos a creer en algo, creamos en lo que nos hace bien. El Pastafarismo quiere todo lo bueno, y es muy laxa en cuanto a sus normas morales. Incluso, no hay “mandamientos” sino sugerencias. El objetivo es sencillo: sé buena persona y haz el bien.

Además, los piratas tenen mucho peso en esta religión, y se incita claramente a vestir como un pirata, hablar como un pirata y actuar como un pirata. Arrrr! En las Sagradas Escrituras muchos piratas surcan los mares, luchan contra ninjas y se cruzan con pingüinos.

Ya en 2010 un grupo de españoles intentaron dar de alta la Iglesia Pastafari pero fue denegada porque el Ministerio decía que era muy “de broma”. En esta ocasión otro grupo se ha puesto manos a la obra y, ahora que me he añadido al equipo, he de decir que vamos muy en serio. Lo más interesante de la denegación de 2016 es que existe una normativa europea que dice que el Registro se ha de limitar a registrar. Es muy conocido que el Pastafarismo está luchando en todo el mundo, por lo que aunque sea muy laxa moralmente, es algo claro que la religión existe, y eso es lo que el Registro de Entidades Religiosas en España no entiende: se han de limitar a registrar y no a decidir si es una religión o no. Aún así, existe una web muy entretenida en la que he estado trabajando en los últimos días en la que se explica todo que debería de servir para ver que esta religión, aunque sea divertida, va en serio.

Lo siguiente, además de seguir con la lucha por el registro, es dar a conocer qué hacemos y porqué.

Desde Barcelona a… #hoycomemosen

Hace un tiempo que me planteé encontrar vuelos baratos para poder pasar el día en algún lugar de Europa (si pudiera ser más lejos, pues mejor), con el objetivo de llegar lo antes posible, pasar el día, comer, pasar la tarde y volver.

Las reglas son sencillas:

  1. Objetivo: “ir a comer a un lugar distinto”
  2. Ir y volver el mismo día (preferiblemente salir temprano y volver tarde)
  3. Que el vuelo cueste menos de 60 € (ida + vuelta)
  4. Que el vuelo sea directo
  5. En la medida de lo posible, se utilizará sólo una aerolínea

Partiendo de esto y utilizando Skyscanner tengo una breve lista de lugares donde se puede ir.

Basilea (easyjet)
06:55 BCN — 08:50 BSL
18:15 BSL — 19:55 BCN

Bilbao (norwegian)
06:15 BCN — 07:30 BIO
21:55 BIO — 23:10 BCN

Bruselas (ryanair + vueling)
06:20 BCN — 08:30 BRU
21:00 BRU — 23:00 BCN

Ginebra (easyjet)
06:35 BCN — 08:15 GVA
19:15 GVA — 20:40 BCN

Ibiza (ryanair)
06:40 BCN — 07:45 IBZ
22:30 IBZ — 23:25 BCN

Londres (ryanair)
06:20 BCN — 07:50 STN
20:05 STN — 23:20 BCN

Menorca (vueling)
07:10 BCN — 08:05 MAH
20:25 MAH — 21:15 BCN

Mallorca (ryanair)
08:00 BCN — 09:00 PMI
20:05 PMI — 21:00 BCN

Milán (ryanair)
06:25 BCN — 08:10 BGY
21:50 BGY — 23:30 BCN

Oporto (ryanair)
10:00 BCN — 11:00 OPO
21:00 OPO — 23:50 BCN

Santiago de Compostela (ryanair)
06:45 BCN — 08:45 SCQ
21:35 SCQ — 23:20 BCN

Sevilla (ryanair)
09:15 BCN — 11:00 SVQ
19:20 SVQ — 21:00 BCN

Por supuesto hay que buscar y rebuscar los precios, pero estos trayectos suelen ser sencillos de encontrar si nos planteamos las reglas de juego anteriores.

Jerga Twittera

Seguramente en alguna ocasión te has encontrado con letras al principio de un Tweet, o al final, o gente que pide RT. ¿Qué significan las siglas que nos podemos encontrar en un Tweet?

RT (Retweet)

Un Retweet (o RT para acortar) es una de las funcionalidades creadas por los usuarios de Twitter en sus inicios que ahora es una de las funcionalidades clave de la plataforma. Básicamente es lo mismo que decir que “re publiques” eso en tu cuenta. Ahora Twitter tiene el icono para hacerlo con un clic, aunque siempre puedes hacer RT con un comentario añadido.

Fav (Favorito)

Pedir un Tweet como favorito simplemente es que se marque como tal. Los favoritos básicamente se indican por tres razones: porque te gusta el Tweet y quieres guardarlo, porque quieres hacer un guiño a la persona que lo ha escrito o simplemente porque te quieres guardar ese contenido para leerlo después con más calma (porque lleva una imagen, un enlace o similar).

#FF (Follow Friday)

Aunque hay muchos #hashtags similares al Follow Friday, quizá este sea el más conocido. Este hashtag básicamente se indica al principio o final de un Tweet en el que hay una serie de nombres de usuario de Twitter a los que deberías seguir. Otras veces se pone un texto explicando el porqué de seguir a esa o esas cuentas.

Hasta aquí quizá tenemos los elementos más habituales de Twitter, pero no son los únicos.

MT (Modified Tweet)

Similar a los RT, básicamente son menciones de un Tweet original pero que se han modificado. Normalmente son Tweets recortados para que el que lo reescribe pueda hacer algún comentario.

RLRT (Real-Life Retweet)

¿No te ha pasado alguna vez que alguien dice algo y dices: voy a twittear esto? Pues un RLRT básicamente es eso, es poner en un Tweet lo que otra persona ha dicho, indicando quién (si pones el usuario, mejor que mejor).

OH (Overheard)

Es muy similar al RLRT pero en el que no mencionas a la persona que lo dice. Además, decirlo, quedaría feo. Normalmente estos mensajes se dejan como un guiño al grupo de personas que estaba en el momento en el que se dijo “y que ellos saben qué significa”.

Los siguientes son cosas que ocurren más que acciones concretas. Algunas de ellas demasiado habituales.

Twitter Canoe

Seguro que alguna vez ves que de golpe alguien te hace una mención. A ti y a otros pocos más. Esa conversación sigue y sigue. Si miras el origen tú ni siguiera estabas, y es una conversación de la que no puedes salir pero en la que tienes que decidir si entrar o no (por algo te han añadido)… Ese arrastre es el llamado Twitter Canoe.

Subtweet

Un Subtweet (subliminal Tweet) es eso, un Tweet subliminal. Similar al OH pero que en realidad dices tú por ti mismo. Simplemente lo sueltas “y quien quiera que lo entienda”, sin decir nombres, sin hacer referencia alguna a alguien… un Tweet de esos que atraviesan con la mirada.

Tweetstorm (Twitterstorm)

Una tormenta de Tweets es lo que ocurre por la limitación de los 140 caracteres y alguien tiene mucho que decir. Es por esto que delante del Tweet se indica que es como un tweet múltime de forma que tenemos algo como [1/3 blah blah blah] [2/3 muah muah muah] y [3/3 buh buh buh] quedando una conversación larga de un tweet. En caso de tener que hacer RT de ello, lo mejor es hacerlo del primero.

Seguro que hay muchas más cosas por Twitter de las que desconocemos… pero esto es simplemente un pequeño resumen de lo más habitual.

Esta entrada está basada en Twitter Demystified: How To RT, MT, #FF And Fave Like A Pro.

Crea una web-app de forma rápida y sencilla

Muchas veces en nuestro navegador de escritorio nos hemos guardado una página en la barra de favoritos para que en un clic esté disponible. En los dispositivos móviles esto también es posible y, para que quede bien tan sólo hemos de añadir unas pocas líneas en la cabecera de nuestra página.

<meta name="apple-mobile-web-app-capable" content="yes">
<meta name="apple-mobile-web-app-status-barstyle" content="black-translucent">
<meta name="apple-mobile-web-app-title" content="My web name">
<link rel="apple-touch-icon" href="http://www.example.com/icon-152.png">
<meta name="mobile-web-app-capable" content="yes">
<meta name="application-name" content="My web name">
<link rel="shortcut icon" sizes="196x196" href="http://www.example.com/icon-196.png">

¿Cómo se puede añadir el iciono al escritorio de nuestro dispositivo?

En Firefox, si nos vamos al Menú de Opciones -> Página -> Añadir a la Pantalla de Inicio.

En Chrome, si nos vamos al Menú de Opciones -> Añadir a pantalla inicio.

Cada navegador tiene su propia forma de añadirlo, pero todos los permiten así que ya sabes, si visitas con cierta frecuencia un sitio y quieres un enlace directo, o si tienes un sitio web y quieres que tus usuarios tengan unos iconos de calidad…

Tipos de analítica para Apps

Quizá estamos muy acostumbrados al uso de Google Analytics para la medición de los sitios web, pero esto no siempre se está aplicando a las Aplicaciones móviles, tanto nativas como híbridas. Y es que la analítica de Apps todavía es algo compleja ya que a veces requiere de varios servicios para analizar todo lo que se debe analizar.

¿Y qué es lo que se debe analizar? Pues podríamos decir que hay 3 tipos de elementos a analizar y que, probablemente, cada uno de ellos requiera de una herramienta o sistema distinto.

Analítica de Marketing

Hay una serie de datos importantes a la hora de tener en cuenta en marketing y/o publicidad, y es principalmente saber cómo se ha conseguido que el usuario se instale la App, es decir, su origen y, a partir de aquí, todo lo que puede suponer esa fuente a la hora de analizar beneficios.

Esto podría suponer la medición de indicadores como instalación, aperturas de la App, compras, registros y otros eventos. Lo importante de aquí es más poder asignarlo a una fuente y saber dónde conseguir el mejor tipo de usuarios posible. Este tipo de inform,ación nos puede dar el ROI y/o el LTV de una campaña y de sus usuarios.

Sin este tipo de herramientas no hay ninguna forma fiable de saber qué anuncios o desde dónde viene el tráfico que está consiguiendo nuestros objetivos. En general a este tipo de sistemas se le llaman herramientas de tracking.

Analítica de Uso

Esta es la más parecida a la analítica “tradicional” de los sitios web, aquella que nos permite ver qué hace el usuario dentro de una App, cómo navega y nos permite mejorar la App en sí y no focalizarse tanto en la calidad de sus usuarios.

Aquí podremos analizar el funnel de uso de la aplicación, ver desde dónde comienza el usuario a utilizar, dónde deja de usarla, cuándo podríamos aplicar un mensaje de aviso para alguna acción.

Además, este tipo de analítica nos da información sobre el dispositivo (Sistema Operativo, Marca, Modelo), configuración del mismo (País, Idioma, Geolocalización) y eventos dentro de la aplicación (que se pueden combinar con los del paso anterior).

Analítica de Rendimiento

Quizá este es el punto al que menos desarrolladores llegan, y es saber el estado de la App desde el punto de vista de rendimiento. ¿Qué significa esto? Pues por ejemplo si la App se abre y funciona correctamente, si tiene conexión a Internet (si la necesita) o si ha sufrido cortes y, principalmente, si la App funciona en el dispositivo en cuestión.

¿Qué se debería tener en cuenta en estos casos? Para empezar la dependencia de servicios externos, como por ejemplo el acceder con una cuenta de Facebook o twitter, las diferentes versiones de hardware que disponen los dispositivos Android (en iOS o Blackberry es más sencillo ya que los dispositivos son siempre iguales) o los distintos tipos de conectividad según cada operador (no es lo mismo un GPRS que un 4G o WiFi, ni la conexión de un operador u otro).

Y hasta aquí los tres grandes grupos de analítica para Apps. Te recomiendo darle una ojeada a estas dos entradas que publiqué hace un tiempo: Tracking de Instalaciones en Apps y Atribución en App móvil.

Cómo conseguir instalaciones para mi App

Read this entry in english: How to get Installs for my App.

Existen millones de Apps, algunas sólo para Android, otras sólo para iOS, otras para todos los sistemas; esto es así y cada vez va a ir a más. Y de aquí sale la pregunta: si existen tantas Apps ¿cómo va a conocer la gente mi App?

Existen muchas formas de promocionar una App. Sin un orden concreto: auto-promoción, intercambio, publicidad in-app, App Discovery, ASO, Pago por Instalación… Voy a intentar explicar, antes de nada, qué es cada una de ellas y más o menos cómo funciona, ya que, al final, no olvidemos que nuestro objetivo es conseguir instalaciones de nuestra App, que es la única forma de, después, monetizarla de alguna manera.

Auto-Promoción

Básicamente es que dentro de tus propias Apps lanzas algún tipo de mensaje que incita a instalar otra App tuya. En general esto se ve mucho en los juegos que, antes o después, te sale un splash en el que se promociona otro juego. También se ve bastante con una App gratuita que promociona su versión premium que suele ser de pago.

Intercambio

Existen varias empresas en el mundo que ayudan a esto. El sistema es sencillo: donde aparece la publicidad in-app en realidad no hay publicidad sino que aparecen anuncios de otras Apps. Si tu muestras 100 impresiones de otras Apps, otras Apps de la red mostrarán 100 anuncios de la tuya. El secreto de este sistema es hacer muy buenas promociones. Con esto no ganas dinero porque ocupas el espacio publicitario con promociones.

Publicidad In-App

Como no podía ser de otra manera tenemos la posibilidad de hacer campañas de publicidad dentro de las Apps. Principalmente a través de iAd (Apple) o de Admob (Google). Esto es lo más parecido a la publicidad de Internet, en la que funcionan los banners. Este sistema está bien, pero en general es más para hacer branding que para conseguir instalaciones, ya que en general la conversión suele estar entre el 0% y el 1%.

App Discovery

El sistema de descubrimiento de Apps puede consistir en una App que te recomiende otras Apps, o una web que lo haga.

ASO (App Store Optimization)

Es el “SEO para Apps” y se basa principalmente en hacer cambios “on-page” en la tienda de aplicaciones, donde mejorando el título, los textos, las imágenes y haciéndolas más atractivas y buscables aparecen mejor en las búsquedas de Apps de los usuarios y por tanto obtienen más posibilidades de conversión.

CPI (Coste por Instalación)

Y por último, y casi diría que más importante, el CPI o Pago por Instalación, que es donde se va a encontrar el mercado de las Apps en el mundo del marketing de Apps. El sistema es sencillo, tu propones un precio por cada instalación que se consiga (por ejemplo 1 dólar) y cada vez que alguien consiga una instalación se le paga esa cantidad. Lo más interesante de este sistema es que funciona por objetivos, por lo que únicamente pagas por lo que consigues y vas a rendimiento.

Ahora que ya conocemos los diferentes sistemas de conseguir instalaciones, hay otro detalle importante: tener instalado un sistema de medición (también conocido como tracker). Hay dos tipos de trackers, los que permiten hacer “postback” y los que no. El postback es un sistema que cada vez que alguien nuevo se instala una App el sistema avisa a un lugar diciendo que se ha conseguido esa instalación. Esto permite crear publicidad basada en rendimiento. Pongo un ejemplo:

Imagina que lanzas una campaña de publicidad de tu App. La promocionas en un código QR de una parada del autobús y en un anuncio en televisión. Los usuarios se instalan tu aplicación pero ¿desde dónde han llegado esas instalaciones? Qué es lo que ha funcionado mejor, la parada de autobús o la televisión?

En este punto hay que marcar una parada, ya que hay que tener en cuenta que los servicios como Google Analytics y otros no son capaces de medir la información en iOS ya que Apple, cuando llega la información a iTunes corta todo sistema de seguimiento. Es por esto que un simple Google Analytics no te va a servir para las campañas de publicidad porque no sirve para medir correctamente. Para ello debes utilizar alguna de las herramientas de seguimiento que hay en el mercado, además de leer sobre el funcionamiento de las formas de hacer seguimiento y de la forma de atribución.

Ahora que tenemos las formas de promocionar la App y las formas de medición nos aparece otra situación y es si realmente podemos conseguir instalaciones con los sistemas propuestos anteriormente.

En el caso de la auto-promoción se pueden conseguir, pero necesitas que tu App tenga muchas visitas, que no es la norma general, así que queda bastante descartado.

El sistema de intercambio puede servir para los inicios, pero también dependes de que tu App tenga mucho uso, y seguramente si tienes una App de éxito lo que quieres es ganar dinero con publicidad y no promocionar otras Apps mediante intercambio, así que, para los inicios bien, pero tampoco asegura instalaciones.

La publicidad in-app es una forma de conseguir instalaciones que funciona, pero que hay que meter en el saco y verificar que las conversiones, el ITR (Install Through Rate) es razonable y que no perdemos dinero invirtiendo en publicidad y luego no consiguiendo instalaciones (es básico saber el Coste de Instalación para poder medirlo).

El App Discovery es un concepto que sigue anclado en el marketing tradicional y que funciona en base a clics, lo que supone que los ITR nunca acaban de funcionar ya que el coste de una instalación se puede multiplicar entre 5 y 25 veces más de lo que se puede conseguir de otras maneras, y principalmente es debido a que estas plataformas no miden.

El ASO es un sistema que, independientemente de conseguir o no instalaciones deberíamos tener siempre presente ya que es clave tener una buena página en la tienda de aplicaciones, consigamos o no instalaciones. El ASO es una profesión muy nueva y sin duda te recomendaría hablar con el equipo de PickASO.

Para acabar, el CPI es el sistema que principalmente está funcionando en el sector y que parte de la base de que es por objetivos, de forma que pagas por lo que consigues. Lo único es que poco a poco va a requerir de muchos servicios de RTB, porque comienza a encontrarse que varias agencias quieren promocionar la misma App en los mismos países y dispositivos y cada uno haga diferente, de forma que habrá herramientas que ordenen esas campañas por las que los anunciantes tendrán que competir. Este es el sistema que utilizamos en Geenapp.

Otro detalle interesante es que muchas agencias y anunciantes están planteando las limitaciones diarias de instalaciones. Esto hoy en día sin una plataforma que lo haga o unos sistemas de integración complejos gracias a los postback difíciles de conseguir, es muy complicado de conseguir.

También es muy importante, antes de promocionar una App, saber cuál es el público objetivo al que podemos llegar, ya que si nuestra App sólo funciona en la última versión del sistema operativo, tenemos muchas posibilidades de que la App no convierta y la campaña sea un fracaso, no porque no se esté promocionando correctamente, sino porque la App no es compatible con el mercado actual, por lo que es importante revisar bien qué tipos de dispositivo y versiones existen en cada país.

Ahora que conoces las formas de conseguir instalaciones, la necesidad de tener un sistema de tracking instalado en la App y la necesidad de estudiar el mercado ¿a qué esperas para lanzar tu campaña? Si necesitas ayuda o quieres más información, no dudes en ponerte en contacto conmigo.